Saltar al contenido
Hierro y menstruación

Hierro y menstruación

espinacas hierro anemia

Hierro y menstruación

28 Marzo, 2022

La falta de hierro o anemia es un trastorno frecuente por, como su nombre indica, falta de hierro en el organismo que provocará que los glóbulos rojos no puedan transportar oxígeno a los tejidos correctamente.

Síntomas:

Caída de pelo

Cansancio o fatiga

Piel pálida

Manos y pies fríos

Uñas quebradizas

Falta de apetito (en niños)

Piernas inquietas

Dolor de cabeza y/o mareos, especialmente al final de la menstruación

Además de la clínica, es importante verlo en analítica. Recuerda mirar la transferrina (proteína que transporta hierro) y ferritina o depósitos de hierro para ver como están tus niveles. Consulta con tu profesional de la salud si tienes estos síntomas o déficit en analítica, pues la alimentación servirá de prevención y ayudante, pero puede que necesites suplementación.

Puede aparecer tanto por falta de ingesta de hierro como por malabsorción (alteraciones digestivas), aumento de demanda (embarazo) o pérdida de sangre (menstruación).

Debido a la pérdida de sangre durante la menstruación (especialmente si es abundante) se verá incrementada la necesidad de hierro en esta etapa, por lo que es importante incluir alimentos como:

Carne de pasto o pollo

Huevos ecológicos (especialmente la yema)

Verduras de hoja verde como las espinacas o el brócoli cocinados

Semillas (cáñamo, sésamo…)

Marisco y moluscos (berberechos, mejillones..)

*Es importante diferenciar el hierro hemo (de origen animal) y no hemo (vegetal), pues el organismo solo absorbe el 20% de este segundo.

Además de acompañarlos de alimentos ricos en Vitamina C: Pimiento, tomate o los cítricos, para aumentar su absorción.

Y evitar consumirlos junto a lácteos, café o cacao.

Algunas ideas y combinaciones para aumentar el hierro y su absorción. Incluye:

Perejil en tus preparaciones: por ejemplo, pollo con salsa de limón y perejil.

Combina las legumbres con vitamina C: ensalada de lentejas con tomate, canónigos y pipas de girasol.

Huevos asiduamente: inclúyelos en el desayuno junto con una fruta como la naranja, las fresas o el kiwi.

Moluscos: puedes hacer un guiso de alubias con almejas o incluir mejillones en escabeche como complemento a tus cenas.

Hoja verde cocinada: puedes hacer una tortilla de espinacas y boniato y comerla en cualquier momento, incluso el desayuno.

Si quieres más información sobre como alimentar tu ciclo, te dejo el enlace a mi e-book.

O si prefieres un seguimiento más personalizado y estás lista para pasar a la acción:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.